Feng Shui: cómo llenar de buena energía el lugar de trabajo

La elección de los colores, así como la disposición de los muebles y las fotos en el escritorio son algunos de los elementos que pueden contribuir a mejorar el ambiente laboral.

Feng Shui (viento y agua) es una ciencia china que estudia el flujo de las energías en el paisaje  y las casas. En la actualidad se aplica mucho a la hora de diseñar edificios corporativos en grandes ciudades como Hong Kong y Taipei. Para esas empresas no solamente es esencial que sus construcciones se destaquen por su altura y audacia arquitectónica, sino también por su buena energía.

Los lugares donde se construyen; así como la forma de los accesos y escaleras, la ubicación del agua, las ventanas y jardines se hacen según los principios del Feng Shui, con el fin de asegurar la mejor energía, que en el lenguaje del feng shuise llama “Chi”.  Aquí, diez tips para mejorar el chi del lugar de trabajo.

1. Respaldo. Desde el Feng Shui, el respaldo está representado por lo que está detrás del escritorio. Los médicos suelen colocar allí sus diplomas y los abogados, sus libros. Si hay una pared o tabique sin ventanas detrás de tu escritorio, está bastante bien. Si no hay nada en esa pared, se puede pensar en colocar algo que represente un respaldo. Una opción es un lindo paisaje con montañas.

2. Circulaciones. La circulación de gente por detrás del escritorio quita buena parte de la  atención. Una manera sencilla de revertir este problema es colocar un espejo de manera que se pueda ver el movimiento detrás.

3. Puertas. Si el escritorio está en línea recta con alguna puerta (es decir que si alguien que ingresara por esa puerta y siguiera caminando en línea recta se toparía con el escritorio) significa que, quien esté allí sentado está recibiendo mala energía, que puede hacer que se termine el día tenso y cansado. La mejor solución sería mover el  escritorio de esa línea. Si esto es imposible, conviene colocar una planta alta en el camino, es decir entre la puerta y la escritorio. Y si esto tampoco es posible, se sugiere colocar un objeto brillante, como un espejito o un cristal, en el lado del escritorio que mira a la puerta.

4. Áreas del escritorio. Para el Feng Shui, el espacio tiene un significado. Por ejemplo, para conectarse con los afectos, se sugiere que,  mientras se está trabajando, se ubique, en la esquina derecha más alejada del asiento, algo que sea representativo de la persona, como una fotografía o retrato.

5. Motivarse. Se dice que hay trabajos autotélicos, que se hacen no sólo por el salario sino también por el placer de realizarlos; en tanto que los trabajos exotélicos, son aquellos que no producen placer pero que constituyen una forma de ganarse la vida. Para quienes estén desmotivados con su trabajo, una opción puede ser poner frente al escritorio algo que se conecte con los beneficios que se pueden obtener por realizar esa  tarea. Puede ser la foto de algún viaje que se hizo o que se quiera hacer. También podría ser el auto que se busca comprar o cualquier otro bien que se podrá alcanzar con el dinero que se gana realizando ese empleo. De ese modo, cada vez que uno levanta la vista, se sentirá motivado al recordar el beneficio que se obtendrá a partir del trabajo que se está realizando.

6. Un toque de naturaleza. Si el lugar de trabajo es pequeño y oscuro o tiene muy pocas ventanas, es posible que se sienta como una especie de calabozo. Mantener algunas plantas o flores frescas en el escritorio puede ayudar. También colocar cuadros  o fotografías con paisajes o vistas de la naturaleza. Estas imágenes también pueden aparecer en el fondo y protector de pantalla de la computadora.

7. Tonos. Los colores influyen sobre nuestro estado emocional y pueden ayudar a disipar las malas energías. Para aquellos empleos en los cuales la comunicación (escuchar, conciliar y negociar) sea fundamental, los tonos relacionados con el naranja (salmón, durazno etc.) son los más aconsejables. Los verdes son ideales para quienes trabajan generando ideas, conquistando mercados nuevos o que están cambiando de rubro en su actividad. El azul contribuye a la introspección y a contactar con las propias emociones. Por eso es apropiado para quienes trabajan solos, individualmente (por ejemplo, un escritor). El amarillo claro ayuda cuando nuestra tarea es monótona y repetitiva la mayor parte del tiempo (ejemplo: llenar planillas o mecanografiar textos). El blanco se vincula a la objetividad y al trabajo intelectual. Es ideal para tareas que requieren concentración y actividad mental (ejemplo: dibujantes, diseñadores, científicos).

Para incrementar la confianza y combatir los temores con respecto al futuro, los colores naturales y terrosos son muy útiles, ya que transmiten una sensación de contención y estabilidad. Se aconseja emplear estos tonos tanto en los mobiliarios de la oficina como en la vestimenta.

8. Ambiente pesado. Los materiales sintéticos que abundan en el equipamiento de oficinas, el aire acondicionado y los monitores de las computadores llenan el aire de partículas con  electricidad, los iones. Un ambiente cargado de iones induce al cansancio y la somnolencia. Las lámparas de sal, las piedras de cuarzo y las pequeñas y populares fuentes de agua feng shui contribuyen a retirar estos iones del aire y, por lo tanto, a remover la mala onda que producen.

9. Simbología. Todas las puertas de los bancos en China están flanqueadas por estatuas de leones protectores. Además, en las casas y comercios se ven todo tipo de estatuillas que simbolizan prosperidad. Estas figuras tienen su origen en creencias taoístas y budistas, y no se recomiendan a menos que tengan un significado para quien decida usarlas. Aunque probar con alguna de ellas, por más que no se tenga la creencia, tampoco haría daño.

10. Cambios anuales. Los edificios, como las personas, tienen para el feng shui una suerte de horóscopo anual. Si se llegara a notar que, a partir del comienzo de año (el 4 de febrero, específicamente), en la oficina hay más problemas, discusiones y desacuerdos, es muy probable que se trate de una mala energía relacionada con un cambio anual. El fuego (uno de los cinco elementos del Feng shui) es lo que mejor contrarresta estos problemas, por eso se sugiere probar con incluir algún elemento que tenga un toque de color rojo intenso en el escritorio.

/ Feng Shui / Etiquetas:

Compartir el Artículo

Acerca del Autor

Comentarios

Sin comentarios aun

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *